¿Sabías que las primeras esponjas provenían de un animal marino?



Los poríferos, también conocidos como espongios o simplemente esponjas, surgieron probablemente hace cerca de mil millones de años. Se supone que se originan de seres unicelulares y heterótrofos que se agrupan en colonias.

esponjas

Tal vez al bañarte, te guste usar una esponja sintética, hecha de plástico o de goma, o una vegetal.

¿Pero ya pensaste en enjabonarte con el esqueleto de algún animal?

Antes de la invención de las esponjas sintéticas, las esponjas naturales eran muy utilizadas por las personas para bañarse y en la limpieza doméstica, para frotar ollas y vasos, por ejemplo.

La esponja natural es el esqueleto suave de ciertas especies de animales del grupo de los poríferos.

Estos esqueletos están hechos de una maraña de delicadas fibras de una proteína llamada espongina.

Estos animales no tienen tejidos bien definidos y no presentan órganos ni sistemas.

Son exclusivamente acuáticos, predominantemente marinos, pero existen algunas especies que viven en agua dulce.

Los poríferos viven fijos a rocas o estructuras sumergidas, como conchas, donde pueden formar colonias de coloración variadas.

Se pueden encontrar desde las regiones más rasas de las playas hasta profundidades de aproximadamente 6 mil metros.

El esqueleto de las esponjas está formado por diversos tipos de sustancias.

Entre ellas destacan las espículas de calcáreo o de sílice, con formas variadas, y una red de proteína llamada espongina.

La esponja es un elemento indispensable en la cocina para la limpieza de vajillas, cubiertos y para ducharse etc.

Sin embargo, existen varios modelos, cada uno para una tarea específica.

Podemos encontrar la esponja mágica limpieza para todas las superficies duras, como acero inox, mármoles, etc.

Reduce las bacterias un 99,99%.

También están las esponjas para la piel, dejando la piel más suave e incluso quitando la piel muerta haciendo masajes como es el caso de la esponja Beter .

Para el baño la esponja De Mango Largo, ideal para alcanzar partes difíciles del cuerpo con diseño ergonómico.

A pesar de garantizar la higiene y limpieza de la casa, las esponjas requieren atención especial, pues pueden acumular bacterias y, a diferencia de limpiar pueden incluso perjudicar la salud.

Por eso lo ideal es tener una esponja exclusiva para cada tipo de uso y para cada local, a fin de evitar contaminaciones.

Un comentario en «¿Sabías que las primeras esponjas provenían de un animal marino?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *