¿Sabes cómo surgió el lápiz? Te lo contamos aquí



El lápiz es una de las herramientas más versátiles y universales que usamos para escribir. De hecho, se sabe que su historia se remonta a la época del antiguo Imperio Romano. Ciertamente, la escritura fue uno de los descubrimientos más importantes del hombre.

 lápiz

La capacidad de registrar el pensamiento permitió una diseminación de conocimiento sin precedentes, no solo entre individuos, sino también entre generaciones. Sin embargo, para la aplicación de este gran avance, la creación de ciertos instrumentos fue naturalmente necesaria.

Entre todos los instrumentos de escritura, el lápiz es sin duda el más universal, versátil y económico, producidos por millones cada año, incluso en la era de Internet.

Con él, los niños de todo el mundo aprenden a escribir. Es indispensable para todo tipo de anotaciones y bocetos, especialmente para cualquier cosa que pueda escribirse o dibujarse a mano.

Un breve viaje por la historia de los lápices

Los primeros lápices, como se les conoce hoy en día, procedían de las montañas de Cumberland (Inglaterra), donde se encontró la primera mina de grafito. Debido al color similar, se creía que había encontrado plomo.

Fue solo a fines del siglo XVIII cuando el químico Karl Wilhelm Scheele demostró científicamente que el grafito era su propio elemento (carbono) y no un derivado del plomo.

El uso del grafito para escribir, puede considerarse el nacimiento del lápiz tal como lo conocemos hoy. El grafito de las minas tuvo tanto éxito que pronto llevó a Inglaterra a restringir la explotación del material y a ejercer un monopolio sobre el producto durante muchos años.

Se puede decir que fue en Alemania, en 1761, donde el lápiz comenzó a producirse a gran escala, a través de la fundación de la fábrica Kaspar Faber en Stein, ciudad cercana a Nuremberg.

A través de Lothar von Faber, bisnieto de Kaspar Faber, la región de Nuremberg se convierte en el centro de producción de lápices en Alemania.

A partir de 1839, se produjo una mejora en el llamado proceso de fabricación del grafito, con la adición de arcilla; una invención casi paralela del francés Conté y el austriaco Hartmuth a finales del siglo XVIII.

Mezclando arcilla con grafito, fue posible fabricar lápices con diferentes grados de dureza.

Así nacieron en Alemania los primeros artículos que se escribieron con una marca registrada. Lothar von Faber está considerado el creador de los lápices hexagonales y, además, fue él quien estableció los estándares de longitud, grosor y grado de dureza de estos artículos, que han sido incorporados por casi todos los demás fabricantes del mundo.

De esta forma, los “lápices Faber” ya eran, a mediados del siglo XIX, sinónimo de calidad por excelencia. Al mismo tiempo, ya existía el mismo cuidado en cuanto a la alta calidad de las etiquetas, la presentación de los catálogos y el embalaje.

Desde los tiempos de los pioneros hasta hoy, tanto la calidad como la forma en que se producen los lápices de grafito y los lápices de colores se han mejorado cada vez más.

Aunque la forma y el aspecto externo de los lápices se han mantenido iguales hasta nuestros días, no es posible comparar los lápices fabricados en el pasado con la pureza y seriedad con que se producen los artículos de hoy.

¿Cuáles son los cortes utilizados, grados y clasificación?

En referencia al corte encontramos:

  • Hexagonal: formato estándar para uso en escuelas y oficinas. No rueda sobre la mesa.
  • Redondo: En oficinas, especialmente para taquigrafía. Fácil de girar en la mano.
  • Triangular: Muy ergonómico para preescolares. Permite la perfecta acomodación de los dedos y provoca menos fatiga al sujetar.

Grado y clasificación:

La gran mayoría de los lápices en todo el mundo, y casi todos en Europa, se clasifican en el sistema europeo, utilizando la letra «H» para indicar la dureza, la «B» para indicar el grado de oscuridad, así como la «F» para indicar el grado de finura.

En general, la graduación con la cual se organizan la dureza de los lápices tanto sean tipo H con tipo B. Mientras más alto es el número nos indica mayor dureza en el caso de los H y más blando es en el caso de los B.

La graduación existente va de B a 9B, lo que genera una línea suave y oscura, que se usa principalmente para el dibujo, y 2H a 9H, que tiene una línea más clara y dura, que se usa para dibujos técnicos. Las letras se refieren a las palabras en inglés: Black (negro) y Hard (duro). Entre estas dos gradaciones se encuentran la HB, F y H, que tienen un trazo medio y son ideales para escribir, junto con la 2B.

Los tipos de lápices de colores

Los lápices tienen una multitud de atributos, que brindan al artista principiante o experimentado un rasgo único, ya que no son tóxicos, son livianos, portátiles y fáciles de manejar.

Por tanto, a diferencia de las acuarelas, que son más complejas en cuanto a su uso y aplicación, los lápices son más sencillos y acaban convirtiéndose en complementos indispensables en la colección de los diseñadores principiantes.

Existen diferentes tipos de lápices, los tres básicos que necesitarás para empezar a dibujar son:

A base de cera (modelos escolares tradicionales);
A base de aceite (conocido como tiza, tiene cuerpos de madera);
Base de goma (soluble en agua, es decir, lápices acuarelas).

Vale la pena señalar que cada marca de lápiz tiene sus propias características.

A diferencia de los lápices tradicionales, que tienen mina (el interior) de grafito, los lápices de colores suelen estar hechos de cera, agua, pigmentos – encargados de dar color a las líneas y caolín.

El caolín es un mineral ampliamente disponible en la naturaleza, uno de los 6 que más se encuentran en la corteza terrestre. Está compuesto por silicatos de aluminio hidratados y se presenta en colores blanco, beige, crema y rosa. El caolín es un ingrediente de varios productos, incluidos los lápices de colores.

La composición de los lápices puede variar según el propósito y la técnica de pintura. Por ello, existen modelos más recomendados para niños y artistas aficionados, y otros para diseñadores profesionales.

Curiosidades del lápiz

Los italianos fueron los primeros en utilizar la madera como revestimiento del grafito de los lápices. Una pareja de italianos, Simonio y Lyndiana Bernacotti, fueron los primeros en realizar dibujos para el lápiz de carpintería moderna, con el propósito de marcar sus piezas de madera; sin embargo, su forma era plana y ovalada, formando un tipo de lápiz más compacto. Hicieron esto, al principio, excavando un palo en madera de enebro.

Poco después crearon una técnica mejorada: se tallaron dos mitades de madera, donde se insertó una varilla de grafito y luego se unieron las dos mitades de madera, pegándolas entre sí; esencialmente, el mismo método sigue vigente en la actualidad.

Los lápices ingleses y alemanes no estuvieron disponibles para los franceses durante las Guerras Napoleónicas.

El interés de un oficial en el ejército de Napoleón cambió eso. En 1795 Nicolas Jacques Conté descubrió el método de mezclar grafito pulverizado con arcilla, formando una mezcla que luego se horneaba. Variando la proporción de grafito y arcilla, se definió la dureza del grafito.

Este método de fabricación, que había sido descubierto previamente por el austriaco Josef Hardtmuth de Koh-I-Noor, en 1790, sigue funcionando en la actualidad.

Bueno, acabamos de ver en este artículo que existen varios tipos de lápices, cada uno con un propósito diferente.

También vimos que la calidad del material marca una gran diferencia en la aplicación de las técnicas de pintura y la durabilidad de estos lápices.

¿Y sabes dónde puedes encontrar una gran variedad de lápices de todo tipo y con una calidad excelente?

En Electropolis disponemos de una amplia gama de estuches de lápices de colores, lápices bicolores, rotuladores, artículos para escritura y dibujo de las mejores marcas del mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *