Cómo decorar tu hogar según el Feng Shui



¿Alguna vez has oído hablar del Feng Shui pero no estás seguro de lo que significa? Es probable que ya lo hayas visto en una revista de arquitectura o decoración. La traducción literal del término Feng Shui es viento y agua, pero ¿qué secretos esconde este antiguo arte chino?

Derivado de la energía de estos dos elementos, el Feng Shui tiene como objetivo crear una armonía taoísta, un concepto muy popular en China, que consiste en encontrar el equilibrio energético entre los entornos y las personas.

Muchas personas buscan consejos de Feng Shui cuando intentan decorar y organizar su hogar. Este arte oriental milenario es muy tradicional, pero aún se puede aplicar a proyectos actuales.

Las técnicas se utilizan comúnmente en la decoración de habitaciones con la intención de mejorar la energía del espacio y, en consecuencia, las relaciones personales que se desarrollan en la casa.

Aquí, hablaremos sobre qué es realmente el Feng Shui y cómo se puede utilizar para mejorar aún más tu decoración.

¿Qué es el Feng Shui?

La base del Feng Shui es la energía vital, conocida como «chi», que está presente y circula en inmuebles y ambientes. Entonces, podemos decir que esta antigua técnica china actúa de la misma forma que un tratamiento terapéutico: equilibrando la energía vital del entorno.

Una de las prioridades de Feng Shui es acercarse a la naturaleza.

Esta energía creativa e impulsora de la vida está presente en todo lo que existe en el universo, desde el sol, la luna y los planetas hasta nuestros cuerpos, plantas y animales.

Cuando logra fluir armoniosamente, todo se equilibra. Y dentro de una casa no sería diferente. Al moverse libremente por los entornos, Chi puede promover la salud, el bienestar, el equilibrio, la prosperidad y relaciones estables y felices.

¿Cómo utilizar el Feng Shui en la decoración?

Como dijimos antes, el Feng Shui toca las influencias energéticas de la casa, por lo que existen varias formas de utilizarlo en la decoración. Conociendo este arte, tomarás decisiones con más conciencia para lograr el equilibrio y el bienestar en tus habitaciones, como el dormitorio, la sala de estar e incluso el baño.

Para utilizar el Feng Shui en la decoración, es interesante saber qué objetos interfieren con el movimiento de la energía en los ambientes, ya sea positiva o negativamente. Además, esta técnica es adepta al minimalismo y, por tanto, dice que los excesos no son buenos.

Esto se debe a que, en el Feng Shui, la acumulación de objetos retiene energía, y si el flujo se bloquea, la vida también se detiene.

Entonces, una buena forma de aplicar el Feng Shui en la decoración es evitar la suciedad y el desorden. También en esta línea de razonamiento también es fundamental renunciar a lo que no usas y arreglar lo que está roto, ya que todo esto ahuyenta o bloquea las buenas energías.

Otro consejo para aplicar el Feng Shui en la decoración es mantener algo que represente todos los elementos del Feng Shui en cada habitación, desde el salón hasta la cocina. Los elementos son aire, agua, madera, tierra y metal.

Estas representaciones no necesitan ser literales. Puedes incorporar elementos de Feng Shui a la decoración utilizando vidrio o espejo en lugar de agua, lámparas o velas para reemplazar el fuego y un jarrón de cerámica en lugar de tierra.
La posición de los muebles, los colores y las formas también interfieren con las energías.

Elementos del Feng Shui

Los cinco elementos, también llamados fases de transformación, están en el corazón de la teoría: fuego, agua, tierra, metal y madera. Estos elementos provienen directamente de la naturaleza y los chinos los asocian con áreas específicas del cuerpo humano.

Cuando el fuego, el agua, la tierra, el metal y la madera se alinean, es posible encontrar su equilibrio interior y así establecer el feng shui.

Madera: este elemento simboliza el crecimiento y la vida, pero puede ser destruido por el fuego y el metal. Sin embargo, el agua fortalece la madera, ya que necesita agua para crecer.

Fuego: Es un elemento muy poderoso porque es capaz de propagarse en todas direcciones. Hace mucho calor y puede salirse de control fácilmente. El fuego es el único elemento que no existe en la naturaleza y necesita madera para producirse.

Sin embargo, puede ser destruido por el agua al mismo tiempo que puede convertirlo en vapor. En el feng shui, el fuego siempre debe tratarse con respeto porque puede causar muchos desastres.

Metal: el metal es afilado, sin vida e inerte; es sinónimo de plata y oro. En relación con los demás elementos, el metal es inflexible y a través de él se fabrican monedas, que representan la prosperidad.

Agua: cuando el agua emplea todo su poder, puede ser incluso más fuerte y poderosa que el fuego. Debido al estado físico del agua, es capaz de provocar inundaciones y otros desastres naturales. Sin embargo, simbólicamente representa comunicación y éxito.

Tierra: el elemento tierra es el núcleo del Feng Shui, que representa la gravedad y la base para el crecimiento de los alimentos. La tierra puede convertirse en cenizas por el fuego y puede ser destruida por la madera; por ejemplo, las raíces de los árboles plantados en la tierra se alimentan de los nutrientes que se encuentran en el suelo.

Ver consejos sobre cómo elegir colores

Los colores en el Feng Shui se ven principalmente en términos de las influencias energéticas que tienen. Sus efectos pueden variar de una persona a otra, pero aún es posible analizarlos e incluso indicar en qué entornos se utilizarán mejor.

Según la teoría del color del Feng Shui, el amarillo representa el elemento tierra y está relacionado con la estabilidad, el poder y la riqueza. Debido a que fomenta la concentración, la sabiduría y el estado de alerta, este es un buen color para oficinas y salas de estudio.

El azul es uno de los colores del Feng Shui que se recomiendan para los dormitorios, ya que está relacionado con la tranquilidad y la armonía. El azul oscuro está conectado con la sabiduría y la intuición; lo claro, a la paz y la espiritualidad; y el verde, a la juventud y al desarrollo.

Por otro lado, el rojo representa el elemento fuego y refleja energía, pasión, vitalidad, lo que lo convierte en una mala elección para los dormitorios. De hecho, use preferiblemente rojo solo en los detalles de Feng Shui.

Representando el elemento aire en el Feng Shui, tenemos el blanco, que transmite paz, limpieza, pureza y está ligado a la espiritualidad. Este color se recomienda para cocina, lavadero, aseo y baño.

El rosa simboliza el amor, el romance y, como resultado del rojo y el blanco, corresponde a la unión de lo material y lo espiritual, la tierra y el cielo, en el Feng Shui. Es una buena alternativa para recibidores, dormitorios y salas de estudio.

El verde representa el elemento madera y está asociado con la renovación de energías y nuevos ciclos. Este es otro color del Feng Shui ideal para las habitaciones, especialmente para los niños.

El morado está muy ligado a la espiritualidad y la meditación y, al ser una mezcla de azul y rosa, está ligado al equilibrio entre el amor y la sabiduría, la razón y la emoción.

Para representar el elemento agua en Feng Shui, tenemos el negro. Este es uno de los colores del Feng Shui que se puede utilizar bien en entornos relacionados con el trabajo y los estudios, como bibliotecas y despachos en casa, ya que está ligado a la sabiduría y la intelectualidad.

Un color de uso frecuente en los diseños modernos, el gris corresponde al equilibrio de opuestos, blanco y negro. Se recomienda en Feng Shui para ambientes interiores, especialmente si se mezcla con detalles coloridos.

Consejos exclusivos de Feng Shui para aplicar en casa

El Feng Shui debe entenderse como uno de los muchos sistemas de la filosofía china y no como una panacea para todos los males. Es decir, no trae éxito de la noche a la mañana, ni es magia milagrosa, pero si aplicas sus conceptos correctamente, hará que tu vida cambie de rumbo.

En general, un entorno que sigue los preceptos de la técnica china despierta emociones, sentimientos y situaciones deseadas para cada espacio.

Mira algunos ejemplos:

  • Más creatividad, concentración y prosperidad en los entornos laborales.
    Paz y energía recuperada en dormitorios y lugares de descanso.
    Socialización, alegría y relajación en habitaciones y espacios para recibir amigos y estar cerca de la familia.

Sabiendo que los efectos positivos son increíbles, cuidarás cada detalle para hacer de tú rincón un espacio saludable y feliz.

  • Evita colocar el sofá en el salón de espaldas a la puerta de entrada, ya que esto no transmite un aire receptivo a los visitantes;
  • Si un mueble u objeto se ha roto, arréglalo o deséchalo, ya que trae una sensación de estancamiento en la vida de los residentes;
  • Para el Feng Shui, las imágenes coloridas y las figuras alegres canalizan la energía positiva hacia el medio ambiente;
  • Apuesta por las plantas en macetas y canaliza las buenas vibraciones hacia la casa. Cada planta en Feng Shui puede despertar una energía diferente en el ambiente;
  • Las fuentes de agua en el jardín o incluso las versiones en miniatura simbolizan el progreso;
  • Las velas aromáticas ayudan a tratar problemas físicos y mentales;
  • La cama en Feng Shui debe estar con la cabeza contra una pared sólida, de modo que la persona acostada pueda ver quién entra y sale de la habitación;
  • Evita guardar muebles u objetos del pasado que te traen recuerdos tristes, ya que esto agota tu energía;
  • Evita el uso de muebles o estantes sobre la cama, ya que asfixian y bloquean la circulación de energía;
  • El espejo representa una fuente de energía acelerada, por lo que no debe reflejar la cama;
  • Cuida la comida y presta atención a la validez de los productos;
  • Evita almacenar pequeñas proporciones de alimentos en recipientes grandes, ya que esto refleja la escasez de recursos;
  • Mantén el horno y la campana extractora limpios en todo momento para atraer buenas vibraciones y energías;
  • Repara las fugas, ya que su presencia envía una señal de pérdida financiera;
  • Evita mantener los cuchillos a la vista en la cocina, ya que tienen una energía propia muy fuerte y fomentan los desacuerdos en la propiedad;
  • Evita el uso de ollas y sartenes muy dañados, ya que esto emite energía dañada y negativa a los alimentos;

Además de estos consejos, es importante tener cuidado con los aparatos electrónicos.

Ahora la parte difícil: deja tu smartphone fuera de tu habitación. El dormitorio en equilibrio es donde descansas, repones energías, te renuevas. Ahí es donde debes estar 100% presente.

Cambia tu energía a otro lugar donde tu cuerpo no está. Sabemos que el dispositivo móvil se usa hoy para todo, incluso como despertador. Pero para aprovechar al máximo los consejos del Feng Shui, el dormitorio es un lugar de descanso.

Evita el televisor dentro de la habitación. Eso mismo. Los dispositivos electrónicos interfieren con la calidad del sueño y son una razón más para que no establezcamos una relación que realmente necesitamos tener con quien esté con nosotros.

¡Invierte en la decoración de Feng Shui para un hogar y una vida más equilibrada con salud, amor, prosperidad y tranquilidad!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *